miércoles, 12 de noviembre de 2008

Ara Pacis




El Ara Pacis vuelve a estar abierto al público después de pasar una larga temporada cerrado a causa de la remodelación del museo para conseguir las condiciones más idóneas de conservación del monumento a largo plazo. Durante los años 90, los resultados del examen del altar fueron tan preocupantes que llevaron al Ayuntamiento a tomar importantes decisiones: primero, sustituir la protección externa realizada en 1938 según la idea de Morpurgo porque resultaba totalmente insuficiente para proteger este valioso monumento del periodo augusteo del polvo, la contaminación, las vibraciones y los cambios de temperatura y humedad; y, segundo, convertir el Ara Pacis en un museo que cumpliera con los más modernos criterios de conservación.

Los espacios del museo proyectados por el estudio del arquitecto estadounidense Richard Meier se articulan a través de un juego de luces y sombras. Los dos primeros cuerpos de fábrica se rigen por este juego de claroscuros: se accede por una zona de sombra, la Galería de acceso, para llegar al pabellón central que alberga el Ara Pacis, a plena luz natural filtrada a través de 500 m2 de ventanales que, sin interrumpir visualmente la continuidad con el exterior, procuran el silencio necesario para disfrutar plenamente del monumento.

En la quietud del aislamiento acústico pueden apreciarse los ritmos pausados de los motivos ornamentales, asistir al paso del cortejo situado a sendos lados del altar compuesto por los máximos representantes sacerdotales del periodo augusteo y por los miembros de la familia imperial, guiados por el propio Augusto; revivir los orígenes míticos de Roma y las glorias augusteas que ofrecieron al Imperio tiempos de magnífica prosperidad hasta el punto de ser bautizados como seculum aureum.


Eugenio La Rocca, Sovraintendente ai Beni Culturali del Comune di Roma



Visit www.moblyng.com to make your own!

"Cuando regresé a Roma de la Galia y de España, bajo el consulado de Tiberio Nerón y Publio Quintilio, felizmente concluidas las empresas en aquellas provincias, el senado decretó que había que consagrar un ara a la paz augustea en el Campo Marcio y ordenó que en ella los magistrados, los sacerdotes y las vírgenes vestales celebraran cada año un sacrificio".

Con estas palabras Augusto transmitió en las Res Gestae, su testamento espiritual, la voluntad del senado de construir un altar a la paz, después de las gestas realizadas en el norte de los Alpes entre el año 16 y el 13 a.C.: la sumisión de los retios y los vindélicos, el control definitivo de los pasos alpinos, la visita a una Hispania finalmente pacificada, la fundación de nuevas colonias y la imposición de nuevos impuestos.

La dedicatio del Ara Pacis, es decir, su inauguración, se celebró el 30 de enero de 9 a.C.

Según el testimonio del historiador Cassio Dione (LIV, 25.3), en un primer momento el senado había propuesto edificar el altar en el interior de su misma sede, la Curia, pero la idea no fue respaldada y se escogió el Campo Marcio septentrional, recientemente urbanizado. El altar dedicado a la paz se encontraba justo en el centro de la vasta meseta en la que tradicionalmente se practicaban maniobras del ejército, de la caballería y, en tiempos más recientes, demostraciones gimnásticas de jóvenes romanos.


Web oficial del Museo del Ara Pacis
Ara Pacis en Wikipedia

2 comentarios:

Milagros dijo...

El Ara Pacis es espectacular. Te lo digo yo que he estado allí.

irene fuentes ayuso 2ºBHA dijo...

Jaja!! Si se sabe que eres tú, Javierr!!

How do you say in English...?

Related Posts with Thumbnails