lunes, 27 de abril de 2009

Magdalena

.



De crio sentía fascinación por el personaje de Magdalena. En las múltiples clases de religión que tenía en el colegio Maristas de Salamanca disfrutaba con la historia y las leyendas del nuevo Testamento: la resurrección de Lázaro, los peregrinos de Emaus, el angel anunciando la resurrección, la duda de Santo Tomás... Pero, sin duda, como crio inberbe y preadolescente estaba intrigado con esa prostituta conversa. ¿¿Tal era la fuerza de Cristo que podía convertir a una meretriz en una mujer casta y modelo para los cristianos??. Mi fe se renovaba con ello.

Años más tarde, tras decenas de misas, sermones, ejercicios espirituales y confesiones vacuas, Magdalena seguía siendo un personaje muy intenso para mi. Ahora me preguntaba, ¿Cómo es posible que Cristo no sucumbiera a semejante hermosura y rotundidad?. Los evangelios apócrifos venían a calmar mi espíritu adolescente. Amante, claro. Es el hijo de Dios, hecho Hombre, ¿ no es cierto?.

Cuando estudié arte en la Facultad, George de la Tour fue un descubrimiento. Amaba el tenebrismo y a Caravaggio desde que lo estudié en C.O.U. La Tour mostraba otro tenebrismo, más sutil, más sosegado, sin las fuertes composiciones del italiano.

Y allí apareció ella. Pura poesía. Un instante de reflexión, un momento de intensa soledad, un cambio de camino, de vida: la luz de Cristo ilumina a la nueva Magdalena. La calavera, la vanitas del Mundo; la luz, el camino de la salvación. Miradle la cara...¡Qué angustia!, ¡qué decisión!.
Y yo pensaba, qué hermosura, qué candidez, ¿por qué la fuerzan a decidir?.
Con el tiempo se convirtió en una imagen de amor, de decisión sublime, de renuncia y, por supuesto, en uno de mis cuaddros favoritos del arte clásico.

Hoy ha llegado al Prado. Estará dos meses en España. Allí estaré con ella, al menos, un rato y trataré de aconsejarla, de ayudarla en ese decisión infinita. Dejadme que como hace Danaerain os ofrezca una poesía. Angel González, un genio...

Mientras tú existas,
mientras mi mirada
te busque más allá de las colinas,
mientras nada
me llene el corazón,
si no es tu imagen, y haya
una remota posibilidad de que estés viva
en algún sitio, iluminada
por una luz cualquiera...
Mientras
yo presienta que eres y te llamas
así, con ese nombre tuyo
tan pequeño,
seguiré como ahora, amada
mía,
transido de distancia,
bajo ese amor que crece y no se muere,
bajo ese amor que sigue y nunca acaba.
-

6 comentarios:

Begoña dijo...

Me tiene fascinada esta pintura de Latour y, si además, las acompañas, como has hecho, de unas palabras tan sentidas como las de Ángel González, pues, definitivamente, me quiero quedar para siempre en este "Locus amoenus".
Yo descubrí tarde a Mª Magdalena,a pesar de que el colegio religioso en el que estudié se llama "Sta. Mª Magdalena" y de tener en Novelda (Alicante) un santuario dedicado a la santa. Me empecé a interesar por esta figura a raíz de un trabajo que hice para una asignatura de la carrera, Iconografía cristiana o algo así, y entonces, empecé a leer evangelios apócrifos y a mirar a la santa con otros ojos. Por cierto, también me gusta mucho la Magdalena prerrafaelista de Frederich Sandys.
Un abrazo de una fiel seguidora y admiradora del blog.

Javier Jiménez-Ridruejo (artecom) dijo...

Me dejas perplejo con esa declaración de principios, Begoña...¿ te gusta la Magdalena de Sandys?...Yo jamás la hubiera imaginado así como él se la plantea...tiene un punto de irreverente que, no sé, no me llena el ojo...

Begoña dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Begoña dijo...

Soy de gustos extremos. Los prerrafaelistas me gustan y, aunque es cierto que esta Magdalena de Sandys muestra ese lado de "femme fatale", a mí me gusta por el colorido, por lo que oculta...y trato de adivinar.

Belen Moreno dijo...

Javier te mandé ya el jueves lo del Bosco vale?
Y ahora te mando al correo lo de las Meninas!
Saludos!

Javier Ridruejo dijo...

Así me gusta Belén, currándote el aprobado con sangre, sudor y lágrimas...

How do you say in English...?

Related Posts with Thumbnails